Jóvenes voluntarios brindan apoyo en las zonas afectadas tras el terremoto e incendio

El pasado martes 1 y sábado 12 de abril, el país vivió dos grandes catástrofes: la primera fue un terremoto grado 8,2 en la escala de Ritcher y tsunami que afectó las zonas costeras del norte de Chile y la segunda fue un mega incendio que afectó a ocho cerros en la ciudad de Valparaíso, V Región. En ambos lugares, las personas quedaron completamente afectadas, es por esto, que Desafío Levantemos Chile movilizó a 200 jóvenes voluntarios que brindaron apoyo al equipo que trabaja en terreno. Su trabajo estuvo enfocado principalmente en levantar necesidades para definir focos de ayuda, entrega de donaciones y cajas de alimentos, brindar apoyo y contención emocional a los afectados y con camiones se dedicaron a la limpieza de escombros para poder comenzar con la reconstrucción.

En Iquique, 100 jóvenes estuvieron repartiendo 800 cajas familiares que fueron entregadas a las localidades de Laguna Verde, Villa Navidad, Jorge Inostroza; en Caleta Cáñamo; y en Alto Hospicio en La Negra, Centro Alto Hospicio y Autoconstrucción. Por otro lado, en Valparaíso, 100 voluntarios, apoyaron en el levantamiento de necesidades y el retiro de escombros y latones de las casas incendiadas con ocho camiones, además del armado de packs de ropa interior que fue entregado en los albergues de la ciudad.

Desafío Levantemos Chile está hoy con sus voluntarios trabajando en el norte para reconstruir escuelas y jardines infantiles, además de apoyar a las caletas afectadas, mientras en Valparaíso se reconstruirán jardines infantiles y se le entregará a los micro emprendedores las herramientas de trabajo necesarias que perdieron producto del incendio.

Para la fundación, los voluntarios representan un pilar fundamental, debido a que aportan a que el trabajo sea lo más rápido y eficiente durante las emergencias y a lo largo del año en el trabajo de sus cinco áreas: emprendimiento, educación, deporte y cultura, emergencia solidarias y salud.

X