Comenzó reconstrucción de jardín infantil de fundación Integra destruído en incendio de Valparaíso

El establecimiento será el primero en ser reconstruido tras el incendio que afectó el pasado mes de abril a Valparaíso.

Fundación Integra cuenta con 85 establecimientos en la región de Valparaíso que entregan educación inicial a casi 6 mil niños y niñas.

Frente a los niños, niñas y familias del jardín infantil Guacolda, fue presentado el proyecto que da inicio a la reconstrucción de dicho establecimiento de Fundación Integra, que resultó completamente destruido por el incendio. El proyecto fue posible gracias a un convenio entre Fundación Integra, Desafío Levantemos Chile y el Consejo Nacional de la Infancia.

La recuperación de este espacio educativo representa una inversión de $250 millones, que fueron aportados por la Mutual de Seguros de Chile a través de Desafío Levantemos Chile. En una íntima ceremonia, Pablo Schuster, Director Ejecutivo de Desafío, destacó la importancia del proyecto, asegurando que “la reconstrucción del jardín infantil Guacolda es un poryecto muy importante debido a que estamos devolviendo un establecimiento educacional a más de 70 niños del sector, para que después de la catátrofe puedan volver a la normalidad. Además, en Desafío Levantemos Chile, siempre nos hemos enfocado en entregar soluciones eficientes y efectivas en el menor tiempo posible”.

La Directora Ejecutiva de Fundación Integra, Oriele Rossel, agradeció el apoyo de la dirigencia social del sector que facilitó la sede vecinal donde pudo instalarse el jardín de manera provisoria para dar continuidad a la atención de los niños y niñas. Además destacó el esfuerzo del equipo educativo del jardín infantil, el que hizo posible seguir apoyando a los niños y sus familias en el difícil momento por el que atravesaban.

El nuevo jardín infantil Guacolda será la segunda obra de reconstrucción definitiva en el sector afectado, luego del consultorio que ya se encuentra en funcionamiento. Gonzalo Basaure, gerente general de Mutual de Seguros de Chile, empresa donante, explicó que “después de una tragedia como la vivida recientemente en estos cerros, la situación de nuestros niños pasó a ser tarea prioritaria, fundamentalmente para todos quienes sentimos profundamente esta ciudad. Y es que desde su nacimiento, hace 95 años, Mutual de Seguros ha mantenido un fuerte e inalterable compromiso con Valparaíso y su gente. Ello ha sido motivo de enorme orgullo para nuestra Corporación, la cual es la única entidad aseguradora nacional con sede en la Quinta Región; así, con ese sentido regionalista nos proyectamos al resto del país, sin olvidarnos de nuestros valores fundacionales”.

El nuevo establecimiento, que acogerá a niños y niñas del sector, fue diseñado por el decano de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad Finis Terrae, Felipe Assadi, el Coordinador de Servicios Profesionales de la misma institución, Pablo Talhouk y un grupo de alumnos de Arquitectura de la misma universidad. El diseño se realizó de acuerdo a la geografía del cerro, mediante un sistema prefabricado de módulos, hechos a medida de las necesidades del establecimiento. “Uno de los grandes atributos del proyecto, es que el jardín Guacolda se incorpora a la trama urbana de Valparaíso, contribuyendo al rescate de su patrimonio recogienmdo la imagen que impera en los cerros y el puerto”, señaló Felipe Assadi.

Por su parte, la Secretaria Ejecutiva del Consejo Nacional de la Infancia, Estela Ortiz, destacó el especial valor de concretar este proyecto, que tiene como prioridad asegurar el derecho de los niños a una educación de calidad. “Quiero destacar la relevancia del trabajo colaborativo para generar respuestas oportunas a las necesidades de niños y niñas que se presentan en emergencias como las del pasado incendio. La reconstrucción de este jardín es una prioridad para restablecer la rutina cotidiana de los niños y niñas de tal forma de garantizar a la brevedad el cumplimiento de sus derechos”, puntualizó.

Al finalizar, la Directora Ejecutiva de Fundación Integra, además de valorar el aporte de cada uno de los participantes en esta obra, destacó la importancia de escuchar las voces de los niños y niñas de la comunidad para atender sus necesidades reales: “Además de cumplir con la normativa vigente y los estándares de calidad definidos para los espacios educativos, en este proyecto quisimos relevar su voz y escuchar cómo sueñan su nuevo jardín”.

X