90 voluntarios de Desafío retiran barro de jardines infantiles y casas durante fin de semana largo

Un grupo de 90 jóvenes voluntarios de Desafío Levantemos Chile dejó el descanso del fin de semana largo para ayudar a los damnificados por el aluvión en Atacama. De jueves a domingo, trabajan en Paipote, organizados en cuadrillas, para retirar el barro de los jardines infantiles y casas de la localidad.

Equipados con los KEA (Kits Emergencia Atacama) que Desafío Levantemos Chile entregó en la zona -compuestos por una carretilla, dos palas, un par de botas, un par de guantes y un set de cinco mascarillas- los jóvenes tuvieron la oportunidad de ayudar de manera concreta a las comunidades afectadas y, a la vez, fortalecer su espíritu patriótico y solidario.

Los días viernes y sábado, los voluntarios se enfocaron en:

– Jardín Semillita del Chañar: Se sacó barro de tres salas, pasillo, patio, cocina y baño. Se limpió y desinfectó despensa, que estaba podrida.

– Jardín Inti Marka: Se terminó de limpiar y pintar por completo, exterior e interior. Instalación de pasto sintético.

– Jardín Pueblito de San Fernando: Se sacó barro de todo el patio central, tres salas, baño, juegos y patio trasero.

– Jardín Ollantay: Se hizo limpieza del jardín completo con la ayuda de jóvenes de la Comunidad Judía.

“La experiencia de Desafío Levantemos Chile nos demuestra que frente a una catástrofe como ésta, las comunidades afectadas necesitan volver rápidamente a la normalidad. Lo primero es permitir que los niños vuelvan a clases, para que sus padres puedan trabajar en recuperar sus casas y fuentes de ingreso. El trabajo en los jardines infantiles tuvo ese objetivo”, explica Cristián Goldberg, presidente del directorio de Desafío Levantemos Chile.

El día domingo se aprovechó para la limpieza de dos casas. En la primera, donde viven tres familias juntas, se arregló el patio y la entrada. En la segunda, de una señora de 89 años, se trabajó junto a su bisnieto para retirar el barro del baño, entrada y una pieza. La gran sopresa fue que se pudo recuperar del barro varios objetos de valor.

¡Agradecemos a todos los voluntarios que trabajaron sin descanso para ayudar a Paipote a ponerse de pie!

X